EL HÓRREO EN ASTURIAS. ORNAMENTACIÓN Y ESTILOS.

Se realiza casi siempre sobre las piezas más destacadas de la construcción (liños, engüelgos, corredores, colondras o puertas). Respecto a las técnicas se emplean la pintura y/o el tallado a bisel de la madera.

La ornamentación cumple una función estética y/o protectora, mediante el simbolismo presente en los motivos iconográficos representados:

  • Zoomórficos y mitológicos: aves o serpientes; el cuélebre como guardián del tesoro, en este caso la cosecha, equiparado al dragón.
  • Antropomorfos: seres humanos representados en escenas de la vida cotidiana y/o relacionados con la religión.
  • Geométricos: rosetas hexapétalas, tetrasqueles, radiales; botones, semicírculos, etc. Desde el siglo XVII se incorporan las cruces. Todos ellos con función protectora frente al mal.
  • Caligráficos: generalmente inscripciones fundacionales que suelen contener datos relativos a su fecha, el nombre de sus propietarios. También  frases o párrafos dedicados a Dios y la Virgen, bien para demostrar la fe o invocando su protección.

La carencia de uniformidad en su estética y concepción en nuestra geografía ha propiciado su clasificación en tres estilos según sus características, llevada a cabo por Armando Graña y Juaco López¹. Cada estilo se desarrolla dentro del concejo que le da nombre (Allande, Carreño y Villaviciosa) y su área de expansión es más amplia.

  • Villaviciosa: es el más antiguo de todos y se conservan muestras pertenecientes a los siglos XIV-XVI. Su declive se inicia durante el siglo XVII. En su iconografía se aprecia la influencia ejercida por el románico de Villaviciosa a pesar del anacronismo y destaca por el empleo de un pequeño arco de medio punto, en ocasiones rebajado, que se coloca sobre la puerta. Entre los motivos ornamentales destacan los trazados geométricos y las figuras humanas o animales, semejantes a las que presentan los canecillos románicos.
  • Allande: surge en un ambiente rural bajo el impulso de la riqueza agrícola propiciada con la expansión del cultivo de maíz. Su desarrollo se produce entre los siglos XVIII-XX (inicios). Desde mediados del siglo XIX  comienza su declive. Los motivos decorativos son los característicos de la sociedad popular. Destacan los tetrasqueles, radiales, entrelazados, trazados de tipo circular representando caras o relojes, cruces y textos religiosos con función protectora. Las inscripciones que aluden a la fecha de construcción y el nombre del autor se incluyen con cierta frecuencia.
  • Carreño: se considera el más tardío. Su inicio se sitúa en torno a la segunda mitad del siglo XVIII. Coetáneo del estilo Allande, se diferencia en sus raíces, de influencia urbana y culta. La decoración responde al interés de mostrar ostentosamente el  crecimiento económico. Se desarrolla en  paneras de grandes dimensiones que, generalmente, disponen de dos puertas abiertas en un mismo costado y cuyo diseño decorativo es idéntico. Continúan representándose motivos geométricos aunque predominan los vegetales idealizados, animales e incluso fachadas de edificios, cruces y motivos religiosos.

Panera de 1856, conservada en Musseo del Pueblo de Asturias.

_________________________

Notas:

¹ Aproximación a los estilos decorativos de los hórreos y paneras asturianos, Ástura, Nuevos Cartafueyos d’Asturies, nº 4, Oviedo, 1985; pp. 54-73.

_________________________

 Bibliografía incluida en el artículo El hórreo en Asturias a la que añado la siguiente:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s